Una valiente mujer de 102 años es la pescadora de langostas más anciana de Maine

Vibras Positivas

En el momento de jubilarse, muchas personas no quieren seguir trabajando. Desean vivir libremente y disfrutar de la vida. Pero ese no es el caso de Virginia Oliver, una residente de Maine, Estados Unidos.

La señora Oliver nació en la calle Clarendon en 1920 y ha vivido allí toda su vida. La mujer conocida como Ginny es la pescadora de langostas más anciana de Maine.

Comenzó a pescar a la edad de ocho años, acompañando a su padre y a su hermano. Ganaban la vida vendiendo las langostas capturadas.

A lo largo de su vida, ha trabajado en barcos pesqueros llamados «homardiers» destinados a la pesca y transporte de los crustáceos vivos.

Virginia ha desempeñado su labor en los «homardiers» durante 90 años. Ama el mar desde su infancia y disfruta mucho de su trabajo.

La mujer de avanzada edad no puede imaginar su vida sin el mar y sin un barco. Cuando se casó, la pareja construyó su hogar cerca de la casa de sus padres. Ambos vivieron y trabajaron juntos, criando a sus cuatro hijos.

A Ginny le encantan los mariscos, especialmente cuando prepara sus propios «lobster rolls», una especie de sándwich norteamericano a base de langosta.

La valiente mujer, que continúa trabajando incansablemente, se enorgullece de su carrera como pescadora.

Según Virginia, cada día que va al mar, disfruta de su vida.

«No sé cuánto me queda por vivir, pero quiero vivir haciendo mi trabajo favorito. Y lo haré tanto como mi salud me lo permita», explica la mujer valiente de 102 años.

Calificar artículo
El Lindo Rincón
Añadir un comentario