Una amable abuela de 99 años cose cada día ropa para niños necesitados en África

Interesante

¿Y si el humanismo fuera la palabra clave que dirigiera el mundo? A los 99 años, una anciana confecciona encantadores vestidos multicolores para niños necesitados, demostrando amabilidad y caridad. Lee su historia.

Lillian Weber, una amable mujer de 99 años que vive en Iowa, Estados Unidos, ha decidido dedicarse a confeccionar ropa para niños en África, una causa que le toca profundamente.

Es su manera de mantenerse ocupada haciendo algo hermoso, según reportó el periódico inglés Daily Mail el 27 de agosto de 2014.

Un pasatiempo, una pasión, un regalo para el mundo…

Cosir un vestido cada día es el ritmo de vida de Lillian. Esta actividad satisfactoria para ella va más allá de simplemente coser; es su forma de sembrar amor en el mundo, de dar luz a niños al otro lado del planeta e imaginar sus sonrisas inocentes.

Cada día, con dedicación y amor brillando en sus ojos, se sienta frente a su máquina de coser, encontrando inmenso placer en este noble proyecto.

Cada mañana comienza a trabajar en un nuevo vestido, toma un descanso al mediodía y regresa por la tarde para añadir un toque personal, un gesto de ternura.

Cada detalle es importante para la abuela, ya que desea que cada vestido sea único, reflejando su amor por el niño y sus deseos. Su hija Linda dice: «Mi madre siempre pone algo de sí misma en cada creación, dándole un toque único que la hace especial.

Es su manera de mostrar su amor por los niños en todo el mundo.»

La Sra. Lillian dona su ropa a una ONG cristiana sin fines de lucro que distribuye ropa a niñas necesitadas en África y otras partes, «Little Dresses for Africa».

«Estos vestidos cosidos impecablemente son una fuente inagotable de inspiración para mí», dice Rachel O’Neill, la fundadora y directora de la ONG.

«Además, a las niñas les encantan estas obras maestras hechas por las hábiles manos de nuestra querida Lillian; ella es nuestro ídolo», añade.

Calificar artículo
El Lindo Rincón
Añadir un comentario