La mamá dejó de cocinar y limpiar en nombre de un experimento: Y esto es lo que sucedió

Noticias Diarias

La mujer estaba cansada de limpiar y cocinar todos los días y decidió darle una lección a su esposo, al mismo tiempo que comprobaba cuántos días podría vivir sin una «sirvienta».

Todo comenzó con un breve mensaje de una usuaria de Twitter que utiliza el seudónimo «Miss Potkin» en la red. «Hace dos días decidí dejar de lavar platos. Cocino sola y ya estoy cansada de limpiar todo yo misma. Desde entonces, las pirámides de platos han crecido en la mesa. Pronto nos quedaremos sin cucharas, tazas y platos limpios. ¿Quién parpadeará primero? Definitivamente no yo», dijo la mujer a su seguidor.

La idea del experimento gustó. La primera publicación de Miss Potkin obtuvo más de 190,000 me gusta de personas que esperaban con ansias la continuación de la historia. ¡Y no quedaron decepcionados!

La mujer comenzó a informar en línea desde su propia casa, contando y mostrando a los usuarios cómo se veía la vivienda sin su participación.

Así, en el siguiente mensaje, Miss Potkin dijo que la familia había usado el último plato hondo y que las cucharas ya se habían agotado. «Puedo escuchar cómo sus cerebros hacen clic. Bueno, no, queridos, hoy no cargaré el lavavajillas», escribió.

Al día siguiente, sucedió lo inesperado: el esposo de Miss Potkin, Irish, sacó la basura. La mujer ya había decidido que su plan había funcionado y que ahora la casa estaría limpia. Pero no, el hombre ni siquiera tocó los platos y una pila de ropa sucia en el suelo, lo que significa que el experimento continuaba.

Por la mañana, Miss Potkin observó con horror cómo su esposo sacaba una cuchara de plástico para niños, la única limpia en la casa, y una taza de repuesto que usaban en casos de emergencia. Según ella, la cocina y las habitaciones adquirieron un «aspecto postapocalíptico». Cosas sucias estaban dispersas por todas partes, que nadie pensó en recoger y poner en la lavadora, y una montaña de platos sin lavar creció en la cocina. Además, Miss Potkin descubrió que no quedaba papel higiénico en uno de los baños y que todos los geles y champús se estaban agotando.

En la estufa, durante dos días, había una cacerola con una sola salchicha, que la mujer llamó bromeando «la salchicha de la muerte». Solo podía esperar que nadie se atreviera a comerla. Un poco después, apareció una nueva publicación en la red, en la que Miss Potkin dijo alegremente que su esposo finalmente «conoció toda la alegría de despegar los platos de la gachosa seca».

Finalmente, tres días después, comenzó a suceder ESTO. Frente a la asombrada esposa, el esposo cargó los platos en el lavavajillas. Sin embargo, dos cacerolas sucias (en una de ellas estaba la «salchicha de la muerte», que afortunadamente había desaparecido) permanecieron en la mesa. Y su esposo también olvidó encender el automóvil, así que la familia todavía tuvo que vivir sin platos limpios. ¿O tal vez era una señal de que era hora de que su esposa volviera a limpiar?

Pero Miss Potkin fue implacable: «Esta es una lección que uso para hacerme escuchar y respetar».
Con pequeños pasos, la mujer aún se acercó a su objetivo. El papel higiénico apareció en los baños, también con un margen. El esposo aún recordaba que debía encender el lavavajillas. Y pronto se encargó de la limpieza general, limpiando y lavando todo lo que la mano humana no había tocado durante tres días.

Miss Potkin estaba complacida. «Todos tenemos días buenos, días malos y simplemente terribles, pero a nadie le gusta no ser apreciado, especialmente cuando se trata de los más cercanos», escribió en su publicación final.
Su llamado fue respaldado por más de 16 mil personas, entre ellas muchas mujeres que experimentaban aproximadamente los mismos problemas en sus propias familias. Muchos comentaristas admitieron que este experimento los inspiró a cambiar y los hizo respetarse más. El tiempo dirá si Miss Potkin podrá consolidar el resultado. Pero por ahora, logró alcanzar su objetivo.

Calificar artículo
El Lindo Rincón
Añadir un comentario