Nacida prematura y pesando solo 566 gramos, esta pequeña niña sobrevivió: su historia conmovió a todos

Vibras Positivas

Ahora, 34 años después, Tammy Lewis no solo prospera, sino que también trabaja en la misma unidad de cuidados intensivos que una vez le salvó la vida.

Cuando la joven se graduó de la escuela, al principio no pudo decidir a dónde ir para inscribirse; la elección estaba entre la enseñanza y la medicina.

«Pero resultó que la medicina fue el lugar al que Dios me llevó». Ya en 2009, Tammy Lewis comenzó a trabajar como terapeuta respiratoria en Texas.

Sus responsabilidades incluyen conectar ventiladores y tubos de respiración, como aquellos que una vez la ayudaron a respirar.

Cada día, Tammy encuentra alegría y satisfacción en ayudar a estos pequeños pacientes, y está agradecida por la oportunidad de marcar la diferencia en sus vidas. También es madre de sus propios dos hijos, de 3 y 6 años.

En el hospital, hay un «Salón de la Esperanza» dedicado a celebrar las historias de todos los pequeños pacientes que han sobrevivido.

Los médicos y el personal médico en la unidad de cuidados intensivos se convierten en una especie de familia para los pacientes y sus familias, ya que hacen todo lo posible para garantizar su supervivencia y eventual regreso a casa.

Ella atesora los momentos en que los antiguos pacientes regresan a visitar, maravillándose de la transformación de un bebé de 1 kilogramo a un niño próspero.

Calificar artículo
El Lindo Rincón
Añadir un comentario