Después de que su casa se incendiara, esta abuela nunca imaginó tal cosa por parte de su hijo y su nuera

Interesante

Al darse cuenta de que se había convertido en una carga para su hijo y su nuera, les pidió que la llevaran a un asilo de ancianos.

Hace tres años, su casa se incendió. Afortunadamente, estaba en su trabajo cuando sucedió.

Lloró durante mucho tiempo, porque nació y creció allí, crió a su hijo allí, y sus nietos solían visitarla regularmente. Pero ahora, en su lugar, no había nada más que cenizas y humo negro.

Su hijo y su nuera decidieron acogerla. Se dio cuenta de que la vida de su nuera se estaba volviendo complicada. Trabajar y gestionar la casa era un verdadero desafío. Se sentía incapaz de hacer cualquier cosa. Durante dos años, se quedó con ellos.

Después del incendio, sus manos empezaron a temblar. «Mi niño, entiendo lo difícil que es para ti y tu esposa. Por favor, mándenme a un asilo de ancianos. Hay un anuncio para un buen lugar cerca de aquí. Cuidarán de mí y no seré una carga para ustedes.»

«Está bien, pero esperemos hasta mayo. El clima será mejor y tendremos tiempo para reunir todos los documentos necesarios, ¿de acuerdo?», sugirió su hijo.

Ella asintió con la cabeza en señal de acuerdo. Llegó la primavera, el clima se suavizó y ella le recordó a su hijo su acuerdo.

«Está bien, madre, te llevaremos mañana al asilo de ancianos.»

Esa noche, la anciana, con manos temblorosas, empacó todas sus pertenencias: una camisa de dormir, una bata y sus pantuflas. Besó a sus nietos y se persignó antes de salir del apartamento.

Su hijo condujo el viejo coche y se fueron juntos.

«Artem, ¿por qué no vamos al asilo de ancianos? ¡Nos pasamos el desvío hacia el asilo de ancianos!», exclamó ella.

«No, mamá, están en obras; tenemos que tomar un desvío», respondió rápidamente su hijo, mientras su nuera sonreía burlonamente.

El viaje duró unos veinte minutos. Paisajes familiares comenzaron a aparecer: el río, el bosque, las casas. Al principio, ella no lo creía. Era como si hubieran regresado a su pueblo.

Su hijo abrió la puerta y ella no reconoció su propio patio. Sus piernas casi cedieron cuando salió del coche.

Frente a ella había una casa nueva. Había algunos materiales de construcción aquí y allá, y los obreros estaban ocupados. Pero no había rastro del incendio; había una casa nueva, un invernadero e incluso un nuevo gallinero.

«Hijo mío, ¿estoy soñando? ¿Qué ha pasado?», preguntó incrédula.

«Mamá, nunca quisimos llevarte a un asilo de ancianos. Así que decidimos reconstruir tu casa. Lo hicimos para que fueras feliz. Adentro, hay baños, televisión por cable e incluso calefacción por suelo radiante.

Deliberadamente, esperamos hasta la primavera para terminar la renovación.»

Ella rompió en llanto y abrazó fuertemente a su hijo. No podía creer su suerte. Durante mucho tiempo, no pudo creer tanta felicidad. Y ahora, su hijo, su nuera y sus nietos la visitan todos los sábados.

Calificar artículo
El Lindo Rincón
Añadir un comentario